Nueva cena con Bodegas R.López Heredia (Viña Tondonia) en el Restaurante Aragonia Palafox

El pasado viernes 26 de octubre se celebró en el Restaurante Aragonia Palafox una cena alrededor de los vinos de la Bodega R. Lopez de Heredia, Viña Tondonia.

Esta cena, enmarcada dentro de las acciones mensuales que propone el restaurante del Hotel Palafox con de una de sus bodegas favoritas o con un tipo de vino especial para sus clientes y amigos, están teniendo una excelente acogida.

En esta ocasión se desplazo al Aragonia Palafox para dirigirla, Maria Jose Lopez de Heredia, bisnieta del fundador de esta mítica bodega riojana fundada en 1772.

A lo largo de la velada se degustaron cinco vinos:

Con el aperitivo de atún en salazón y el foie-gras con manga, un poco conocido blanco, el Gravonia del 2003. Un vino a pesar de su edad en plenitud, buena muestra del quehacer de la casa a partir de la viura o macabeo.

Después con el clásico Viña Cubillo Crianza del 2005, añada excelente, se tomo un Tonno di Coniglio, literalmente atún de conejo, plato típico del Piamonte Italiano, perfumado con salvia y acompañado de verduras escalibadas.

Para el emblema de la casa, el Viña Tondonia Reserva Tinto, se eligió el de la añada en curso, de la también excelente del 2001, pero presentado en el formato mágnum de 1,5 litros. Un vino de gran pureza y fuerza que sorprendió por su viveza y elegancia. Le acompaño un Aligo (puré de patata con un extraordinario queso salers) plato típico de la Auvernia Francesa enriquecido con una longaniza fresca de Graus hecha a la parrilla.

Uno de los momentos culminantes llego con el Tondonia Blanco Reserva de 1998. Un vino aun no comercializado. Estos blancos reserva son alguno de los vinos mas limitados y especiales de Lopez Heredia y están considerados internacionalmente como autenticas joyas enológicas por su personalidad, magnifica calidad y potencial de guarda de décadas. Este acompañaba al plato sin duda más complejo del menú, unos sot-l´y-laisse de pollo de corral sobre un guiso de bacalao con garbanzos. La armonía fue unánime.

El postre integraba ya el vino. El Tinto Tondonia Reserva estaba en un helado con higos sobre una crema de mascarpone con limón confitado y trocitos de galleta de canela y caramelo.

Al final, como colofón en la sobremesa, un Gran Reserva Tondonia de 1981 que no preciso de ningún acompañamiento. Un vino joven de 31 años de vida y la mejor muestra del estilo y prestigio de la casa riojana, única en elaborar estos vinos sutiles, emocionantes y eternos.

Todo el menú estaba concebido especialmente para ensalzar los vinos y demostrar que estos clásicos han vuelto con fuerza y que siguen teniendo un lugar preeminente en el gusto de los verdaderos aficionados.

Debido al éxito que esta cena tuvo, se realizará otra cena maridada con Bodegas Lopez Heredia el próximo día 23 de noviembre.

Consulta más información en: www.restaurantearagonia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>